sábado, 2 de enero de 2010

Dia Trece de Maio

Mi madre tiene tres cicatrices: una en el pecho, otra en el vientre, y una en el alma que se rehúsa a cerrar. Ayer, cuando escuchaba a Caetano cantar: “dia trece de maio em Santo Amaro, na praga de mercado, os pretos celebravam...” imaginaba a mi madre sudorosa y agitada. La imaginaba mostrando sus tres cicatrices con orgullo, al son de los tambores. La del pecho, por una cirugía de corazón que tuvo, donde le extrajeron una canción melancólica del ventrículo izquierdo; la del vientre, por su último parto por cesárea; y la del alma, por saberse sola después de haber parido a muchos y ayudado a tantos.
Os pretos celebravam decia Caetano, Madre mía. Os pretos celebravam y tú lloras. Cómo quisiera que desempolvaras tus polleras ensangrentadas y pisaras la pista como valiente en campo de batalla. Cómo quisiera que mostraras con orgullo tus dos cicatrices y cerraras por fin aquélla que se rehúsa a hacerlo. Imita al perro que se lame sus propias llagas, imita al gorrión que se lamenta pero sigue volando, imita al Peregrino que se va pero siempre regresa, imita a La Heroica que muere de hambre pero no entrega su gloria. Mira al cielo, hay un destello lapislázuli que se convierte en mar. Mira al mar, hay una corriente de celofán que se estrella en un tumulto aislado de tierras en forma de rosario. Reza ese rosario conmigo, sumérgete en las aguas del Caribe, mira sus peces, enrédate en sus algas, pisa en sus corales, canta un verso como los que declamabas en la cocina. Aparécete a mí, Stella Matutina, Ianua Caeli, Porta Gratiae, a mí revélate, humilde pastorcillo como soy. Dime Pachamama lo que sientes y yo te diré lo que siento. Llora frente a mí y contaré tus lagrimas, lanza un grito desesperado, moribundo, y locuaz para que se despierte en mí el genio de la compasión y celebre junto a ti, este trece de mayo, en esta plaza, junto a os pretos que celebran el caer de sus cadenas, el cerrar de sus heridas.

6 comentarios:

  1. Xavito de mi alma: vuelves a sorprenderme con este texto que leo con verdadero embeleso. Me da gusto que mi regreso te haya dado de nuevo ánimos para seguir escribiendo y para continuar el juego inciado ya muchos años ha debajo de otras polleras -las de Don Fidel-: el juego de contar nuestras penas y mezclarlas con palabras.
    Enhorabuena y feliz 2010. Do fundo do meu coração, faço votos para que este Ano Nuovo seja muito melhor do que esse que esta indo.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno, bueno ... caramba ... no sólo ha regresa el Peregrino, sino que también maese Xavier nos regala otro texto inspirado.
    Pues amigos valió la pena la espera ... me he sentido sumamente identificado con tú texto.
    También tengo a mi madre anciana con tres heridas en su cuerpo. Lástima que ella jamás se pudo reponer de ninguna de ellas, y hoy ya casi vive amarrada a su mundo de imaginación y me temo que la próxima vez que la visita, directamente no me reconocerá.
    Pero así es la vida, así es la literatura, uno puede leer en palabras de otro, lo que hubiera querido expresar.
    Gus

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo Xavier: me han gustado tanto sus letras que he dejado un enlace de su blog en el mío. Espero que podamos seguir en contacto. Soy nuevo en la blogósfera y creo que puedo aprender de usted.

    ResponderEliminar
  4. Xavier,
    Qué belleza y qué desesperación en un texto tan breve. Un gusto tenerte de vuelta. Tus letras me encantan. Me encantan.

    ResponderEliminar
  5. Hola a Todos!

    -Peregrino: Ya contara yo mis pesares al son del laud o la citara, como hebreo en Babilonia. Ahora solo puedo contarlos al son de las letras que me acribillan con parco gemido. Gracias por tu inspiracion!

    -Gus: Me alegra estar de vuelta, y sobre todo, ser recibido por vos. Los otros a veces dicen lo que uno decide callar, es como quedar desnudo en la estacion de un tren. Yo senti lo mismo cuando empece a leer a Lorca. Un abrazo fuerte para ti y espero visitarte pronto para ver en que lugar de tu planeta estas.

    -Caminante: no hay camino, se hace camino al andar, decia Machado. Todos andamos en esta busqueda. No escribimos para que nos entiendan sino para entendernos mejor y en la claridad de mi auto-comprension esta la admiracion del lector. Animo!

    -Copo: Me alegra tu recibimiento. Me alegra mas, que hayas captado el grito desesperado de mi texto. El desespero de un copo de nieve que sabe que va a caer en una hoguera...Salud!

    ResponderEliminar
  6. Bueno

    Para iniciar el año esto está muy bueno.
    Inquietante, seductor, delicioso... como siempre, me gusta.

    Un abrazo Xavier.

    ResponderEliminar